Tres amigos

– de Rosa Cayo de las Casas –

Ella empezó a hablar del esposo muerto, en tiempo presente, como si estuviera vivo, y Florentino Ariza supo en ese momento que también a ella le había llegado la hora de preguntarse con dignidad, con grandeza, con unos deseos incontenibles de vivir, qué hacer con el amor que se le había quedado sin dueño. ~ Gabriel García Márquez

Apenas recibió el mensaje sintió la imperiosa necesidad de volar a su lado. La imagen deteriorada del entrañable amigo por el padecimiento de la dolencia terminal afloró en su mente y lo contuvo. “Gabriel no resiste más, la fibrosis quística está acabando con él antes de lo previsto. Te esperamos, Teresa”. No atinó a contestarle, el peso muerto de la tableta venció su mano derecha sobre el escritorio.

A los pocos días de haber firmado como testigo del matrimonio civil de sus amigos, Cayetano partió a Barcelona contratado por el BBVA como asesor financiero internacional. Los tres eran inseparables desde la época universitaria; mientras Cayetano y Gabriel competían por las mejores notas, Teresa perdió interés por las finanzas. Abandonó la carrera y empezó a trabajar en un organismo no gubernamental que acogía y brindaba asistencia a madres adolescentes en los barrios marginales al norte de la ciudad. Muchos fines de semana empezaban la juerga desde el viernes y la terminaban a media tarde del domingo. Las veces en que Gabriel desaparecía perdido por algún romance, ellos aprovechaban para asistir a funciones de teatro o simplemente se juntaban en alguna de las casas, previa salida al supermercado para abastecerse de ricos quesos y fiambres para acompañar la bebida espirituosa que les provocase en el momento, ya sea para leer o para ver películas europeas pirateadas, excluidas de las salas comerciales —actividades que aburrían al amigo galante—.  No siempre coincidían en sus preferencias literarias, sobre todo porque él no entendía la perspectiva romántica que ella aplicaba a todas sus lecturas.  Aún recuerda con gracia cuando discreparon sobre la mejor novela de García Márquez, que para ella era El amor en los tiempos del cólera por la representación del amor eterno que encarnan los protagonistas y no la novela que lo llevó a la fama, su preferida.  Después de cerca de diez años, Cayetano se sigue preguntando, en qué momento Teresa y Gabriel dejaron de ser amigos para convertirse en pareja sin él siquiera darse cuenta.

Todos estos años sólo se ha comunicado con los amigos a través de llamadas por los cumpleaños y fotos que intercambian; ellos de su vida cotidiana con los mellizos y él de sus vacaciones por Europa. Últimamente su afición por los thrillers policiales nórdicos lo ha llevado a recorrer Suecia en busca de las ciudades en las que se desarrollan los casos del policía Henry Mankel.  Por la misma razón, cuando todo el mundo busca salir de vacaciones para veranear en un balneario paradisiaco, él eligió salir en otoño para conocer la gélida capital finlandesa, centro de operaciones del notable investigador Kari Sorjonen.

Cayetano se ha dejado absorber de tal manera por el trabajo, que su vida social se limita a las festividades celebradas en el banco.  Año nuevo, la tradicional bajada de reyes y en agosto el aniversario de la institución. Uno que otro amorío pasajero mitigan la soledad de los fines de semana. 

Dejó el escritorio para echarse sobre la cama y tratar de organizar las ideas que bullían en su cabeza. Si decidía atender el pedido de Teresa, tendría que llamar a su asistenta para que le organizara el vuelo, además de encargarle las tareas pendientes del trabajo; no sabía cuánto tiempo iba a estar fuera. Lo acobardaba la idea de enfrentar el sufrimiento de sus amigos a quienes había dejado de ver tanto tiempo y reencontrarlos en tan dolorosa situación.

Se levantó sin pensar más, abrió el closet, sacó la maleta que colocó sobre la cama, cogió el libro de cubierta amarilla que envejecía desesperanzado sobre la mesa de noche, lo tiró en el fondo y lo cubrió con la ropa que pensaba sería necesaria para su incierta estadía en Lima.

2 comentarios sobre “Tres amigos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s